Notas Personales Sobre Apocalipsis 3:20

Estas notas las utilice como guía, para mi participación en un programa de televisión. Espero les sean de utilidad.

¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos. (Apocalipsis 3:20 –NTV-)

Mucha gente se pregunta ¿Dónde está Dios? ¿Dios oculto su rostro? La respuesta a esa pregunta es, Dios sigue estando en el mismo lugar, en la puerta de la casa de la gente. Tocando de manera insistente, mientras los seres humanos continuamos distraídos en nuestros respectivos menesteres.

“Si oyes mi voz”: Cuando pienso en las cosas habituales que se hacen en las casas, me maravillo. Algunos/as se distraen en la cocina preparando alimentos para la familia, otros se encuentran en una habitación escuchando música en su Ipod o jugando con su Bb, alguien está en algún sofá leyendo el periódico o viendo tv, el asunto es que todo el mundo hace algo que lo mantiene lo suficientemente ocupado y distraído para no lograr escuchar el toque apacible de Dios en la puerta. Esa distracción es parte de la respuesta humana al vacio que enfrenta, un vacio tamaño Dios.

“Y abres la puerta”: No a todo el mundo le es satisfactorio detener la actividad que está haciendo y tomar tiempo para responder la puerta. Creo que es uno de los inconvenientes que presenta la humanidad, nos hemos enfocado tanto en nuestras actividades, que se nos hace imposible hacer otras que son de mayor importancia. Abrir la puerta de tu corazón a Dios, es la labor más importante que puedes realizar.

La promesa de Dios es categórica: “Yo entraré y cenaremos juntos como amigos”, esta es la parte más impactante del texto. Muchas personas pueden entrar a nuestras casas, personas confianzudas, mal educadas, con malas intenciones, personas que en su momento no aportaran nada positivo ni constructivo a nuestro hogar.

Jesús en cambio, es el huésped más idóneo para visitarnos y quedarse a cenar. El quiere entrar y probablemente preparar los alimentos junto contigo, hacer unas cuantas bromas y conversar sobre tus problemas. El no es un mal visitante, al contrario, el trae toda bendición del cielo sobre tu vida y tu casa.

“Déjalo compartir la cena contigo e invítalo a pasar la noche en tu hogar. Eso te asegurará que se quede para el desayuno también.”

About these ads

2 Comentarios

  1. Pingback: Notas Personales Sobre Apocalipsis 3:20 | Blogs Cristianos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s